• 15
  • Jul
  • 0
Meditacion
Author

Curación, cómo intervienen las energías.

¿Recuerdas haber estado alguna vez enfermo o haberte hecho daño en la rodilla cuando eras pequeña/o, y que alguien te besaba en ella o la frotaba y se te pasaba el dolor?

¿O alguna vez has tenido un problema y una persona bondadosa te ha escuchado y cogido la mano? Te estaban ayudando a curarte. La curación es natural y todos lo hacemos constantemente, a menudo sin pensar.

A veces, sin embargo, afrontar la verdad es demasiado doloroso. Muchas personas no se curan porque no están preparadas para mirar la causa de sus problemas y lo dejan correr. Las dificultades pueden ser físicas, emocionales, mentales o espirituales, pero el principio es el mismo. Pero, dejar pasar también resulta traumático, razón por la que seguimos a veces en un empleo o con una relación que no nos satisface.

Y cambiar no siempre significa conseguir lo que queremos; en algunos casos significa que nuestros problemas físicos empeoren. Sin embargo, todo esto forma parte del proceso curativo. Cuando un problema se deja sin resolver, se acumula energía.

Estamos rodeadas /os de energía. ¿Alguna vez has visto el calor que se eleva del firme de una carretera bajo el sol de mediodía? ¿O el poder eléctrico de una tormenta? Esto te dará una idea de cuánta energía nos rodea en todo momento. De acuerdo con la ciencia, los objetos no son sólidos sino partículas de energía en movimiento.

Nuestro propio cuerpo está hecho de energías que alimentan otras energías  y se alimentan de ellas, en nuestro ambiente. La energía también se denomina CHI; YIN / YANG, FUERZA VITAL, PRANA ó ENERGIA VITAL, términos con los que quizás ya estés familiarizada/o.

Todo, incluidas las personas, posee su propio campo de energía o  electromagnético, que se denomina AURA. Nuestra AURA cambia constantemente como reacción a nuestro ambiente y nuestros pensamientos. Nuestro cuerpo también tiene 7 CHAKRAS o VORTICES DE ENERGIA en forma de cono que están situados en la columna vertebral con intervalos. Los Chakras metabolizan y distribuyen la energía en tu cuerpo y alimentan a los órganos que gobiernan.

 Toda la energía fluye y en reflexología se la ve fluir a través de las 10 zonas del cuerpo. Cuando piensas mal de alguien por ejemplo, eso afecta a todo tu cuerpo, ya que reduce tu energía  y la estanca.

Cuando tienes pensamientos alegres, por el contrario, tus energías circulan más deprisa y esto alimenta tu entorno.

Te habrás dado cuenta de que a medida que te sientes mas cansada/o tu energía  parece agotarse, y cuando envejeces tus niveles de energía se reducen. También es posible que estés agotada/o si padeces estrés; si siempre estas sobrecargada/o, tu cuerpo te indicara que reduzcas el paso. Puedes recargar las baterías dando un paseo en el parque, comiendo sano, meditando, charlando con una amigo/o,…

La enfermedad empieza cuando alguna parte de tu cuerpo se desequilibra, de modo que quizá tendrás que mirar todos los aspectos de tu vida: Alimentación, ejercicio físico, relaciones sociales,…

Muchas enfermedades empiezan en los niveles superiores del Aura y poco a poco van bajando hasta el cuerpo físico. Por lo tanto, es importante que mantengas tu aura clara y fluida. La reflexología te ayuda a conseguirlo estimulando las energías de tu aura y sacando de tu cuerpo las energías “negativas o estancadas”.

Avatar
fisioterapiabahia

Escribe un comentario